La Encomienda

Tierra viva de origen volcánico

En el corazón del Macizo Volcánico del Campo de Calatrava a una altitud entre 750 y 850 metros sobre el nivel del mar, en el término de la noble y cultural ciudad de Almagro, delimitada por la Sierra de Arzollar, la Cañada Real Soriana, entre valles y sierras con gran densidad de encinas y enebros, romero, tomillo, etc., se encuentra la Finca Encomienda de Cervera, donde se pueden distinguir las tierras negras de origen volcánico, las rojas (Almagre) que, según algunos historiadores, dan nombre de la ciudad de Almagro, y las calizas y pedregosas. Todo ello, bajo la atenta mirada del Volcán Maar de la Hoya de Cervera, declarado Monumento Natural en el año 1.993, las tranquilas aguas de uno de los principales afluentes del río Guadiana, el río Jabalón.
La accidentada orografía, que configura sus tres cuencas pluviales, ofrece un microclima peculiar, con noches frescas que compensa las insolaciones diurnas.

La Finca

la finca

La Finca Encomienda de Cervera surge en el entorno de 1758 como consecuencia de la agrupación de las fincas Hacienda de Cervera, Cañada de Zentinar, Heredad de Villena, Hoya de la Cruz y Coto del Marqués de Cervera. Posteriormente se une también Barranco del Puerco, procedente de la Mesa Maestral del Campo de Calatrava, reuniendo 1.200 Ha. En aquel tiempo la finca ya tenía un olivar con dos mil trescientos setenta y cinco olivos, un molino de aceite, una casa-quintería y una alameda con unos diez mil árboles de álamo negro y blanco. Posteriormente, a finales del s. XIX consta que había un viñedo de 22 Ha. y una bodega para 200.000 litros.

Construcciones

Entre sus construcciones originarias del siglo XVIII, conocidas en las Guías Turísticas y GPS como “Casas de Cervera”, destacan su Casa Principal, con una estructura arquitectónica de patio manchego, rodeado de edificios, incluido un Corredor con balaustradas tipo Corral de Comedias de Almagro, una pequeña Ermita, una Bodega y una Almazara, todo ello al abrigo de una alameda de gran densidad y variedad arborea con ejemplares de más de 200 años.

Olivares y Almazara

En el Olivar, a la tradicional plantación de tres pies de la variedad Cornicabra con más de 200 años de antigüedad se la han añadido 100 Ha. de la variedad Arbequina en plantación superintensiva y 28 Ha. de la variedad Picual en plantación aislada. La recolección se lleva a cabo en el momento de maduración óptimo utilizando, para cada variedad, los medios tecnológicos más avanzados. La Almazara originaria del s. XVIII ha sido adaptada a las nuevas tecnologías de extracción en frío y exclusivamente por medios mecánicos que permite extraer el mejor aceite Virgen Extra de cada variedad.

Viñedos y Bodega

El antiguo viñedo ha sido renovado y ampliado hasta 50 Ha. incorporando al tradicional Tempranillo, nuevas variedades como Cabernet Sauvignon, Syrah, Petit Verdot y Graciano. Para cada variedad se ha elegido las laderas y altitudes más idóneas para su ciclo vegetativo. La elección de los suelos se ha realizado un estudio edafológico exhaustivo, para seleccionar de los volcánicos, arcillocalcáreos y pedregosos existentes en la finca, el más idóneo para cada variedad. Todos los viñedos se encuentra en formación de espaldera con orientación Norte/Sur. Poseen controles hídricos del riego por goteo mediante sensores de humedad a distintos niveles. El cuidado a nuestros viñedos redunda en una uva y un vino de mejor calidad, sin perder la identidad y la tradición. La bodega, que data del siglo XIX, ha sido restaurada, ampliada y dotada de unas modernas instalaciones para las fermentaciones, todo ello con pleno respeto al medio ambiente y maximizando la calidad de nuestros vinos.

Un viaje por las tierras del Macizo Volcánico del Campo de Calatrava, donde encontrará Vinos de Terruño, admirará las Cordilleras de Monte Mediterraneo y el Monumento Natural protegido del Volcán Maar de Cervera, todo muy cerca del Castillo de Calatrava la Nueva.